Skip to Content

Derecho Internacional de Derechos Humanos

©Michael Amendolia/ Network/ ActionAid
©Michael Amendolia/ Network/ ActionAid

 

La base del sistema internacional de derechos humanos es el Estado. El Estado es el que ratifica los tratados, comprometiéndose así a respetar, proteger y cumplir los derechos ahí contenidos, incluido el derecho a la educación. Y también es el Estado el que debe informar sobre su propia aplicación de los tratados y que puede ser “señalado y avergonzado” en público por no hacerlo. Los tratados especifican mecanismos para que la comunidad internacional ejerza presión sobre el Estado para que cumpla con sus obligaciones. Estos mecanismos pueden ser muy poderosos –para bien o para mal (cuando se vuelven abiertamente politizados)– y por consiguiente el desafío de los que hacen campaña y los tribunales es asegurarse de que aquellos cuyos derechos han sido violados por el Estado, conozcan y usen estos procedimientos de responsabilidad legal.

El sistema de las Naciones Unidas, creado en 1945 con la Carta de las Naciones Unidas, depende del grado de interés, voluntad y participación demostrado por los Estados como signatarios de los tratados, como autores de los informes sobre el progreso y ritmo de la aplicación de los derechos y como partes en las reuniones presenciales. Con respecto a los derechos humanos, las NN.UU. trabajan dentro de dos dimensiones paralelas. Por un lado, dirigen un sistema paritario (llamado Examen Periódico Universal), donde los Estados evalúan mutuamente su desempeño y trayectoria, poniendo presión los unos sobre los otros o evitando hacerlo por razones políticas. Por otro, trabajan como un sistema de expertos independientes (por medio de los comités de las diversas convenciones, pero también mediante los Procedimientos Especiales temáticos y específicos del país), que examinan, interpretan, evalúan, critican y formulan recomendaciones sobre los esfuerzos realizados por los países, apoyándose en los textos normativos y leyes internacionalmente vinculantes.

 

Todas las principales convenciones sobre derechos humanos de las NN.UU. (explicadas por medio de los enlaces a continuación) tienen disposiciones sobre educación, no discriminación y acceso a la justicia y todas ellas pueden ser firmadas por los Estados. El hecho de ratificar o aceptar, firmar o solamente señalar su intención de firmar una convención supone un grado diferente de obligación legal para el Estado. Además, es muy importante averiguar si los Estados presentaron alguna reservación o declaración, que impida que la convención de que se trata tenga pleno vigor a nivel nacional. Por último, algunas convenciones especifican los medios de presentación de denuncias por los particulares al comité de expertos independientes correspondiente, bien en su texto básico, bien en Protocolos Facultativos. Es preciso verificar todos estos aspectos antes de contemplar alguna acción legal a este nivel.

 

Lea más:

NEW: Optional Protocol to the ICESCR

UN Human Rights Law:

   Taking your case to the treaty bodies and committees

   Universal Periodic Review

   Shadow reports

   Special Rapporteurs

   Commission on the Status of Women

Regional human rights mechanisms:

   Taking your case to regional bodies