Skip to Content

La educación y las 4-A

©ActionAid
©ActionAid

Para que la educación sea un derecho significativo, tiene que ser asequible, accesible, aceptable y adaptable. El concepto de estas 4-A fue elaborado por la ex Relatora Especial sobre el derecho a la educación, Katarina Tomaševski, y es uno de los medios más eficaces para evaluar la situación y obrar de acuerdo a ella.

Sin embargo, cabe destacar desde el principio que estas 4-A no son definitivas. Si bien son sumamente útiles para explicar el derecho a la educación en términos de factores tangibles, no constituyen necesariamente la norma que utilizan todos los tratados internacionales y, por consiguiente, no habría que considerarlas como una guía genérica completa del significado del derecho a la educación para todas las leyes.

El Estado, como principal detentor de obligaciones, debe respetar, proteger y cumplir las 4-A. Sin embargo, también existen obligaciones que recaen sobre otros actores del proceso de educación: el niño, como el sujeto privilegiado del derecho a la educación y el detentor de la obligación de cumplir con los requisitos de la enseñanza obligatoria, los padres del niño, que son los “primeros educadores”, y los educadores profesionales, es decir, los profesores. 

Utilizando un proceso participativo, este sistema de las 4-A puede convertirse en una buena herramienta para ayudar a las personas a pensar en lo que significa el derecho a la educación para ellas y a comparar su realidad con este contexto ideal.

Las 4-A se pueden resumir como sigue (haga clic sobre cada A para leer más):

Asequibilidad: que la enseñanza es gratuita y está financiada por el Estado y que existe una infraestructura adecuada y docentes formados capaces de sostener la prestación de educación.

Accesibilidad: que el sistema es no discriminatorio y accesible a todos, y que se adoptan medidas positivas para incluir a los más marginados.

Aceptabilidad: que el contenido de la enseñanza es relevante, no discriminatorio y culturalmente apropiado, y de calidad, que la escuela en sí es segura y que los docentes son profesionales.

Adaptabilidad: que la educación puede evolucionar a medida que cambian las necesidades de la sociedad y puede contribuir a superar las desigualdades, como la discriminación de género, y que puede adaptarse localmente para adecuarse a contextos específicos.

Ver también: el Gráfico Circular del Derecho a la Educación – visualización de las 4-A